Sacaleches: ¿Cómo elijo el adecuado?

Durante el periodo de lactancia materna, el sacaleches suele ser uno de los grandes aliados de las mamás. A la hora de elegirlo es importante tener en cuenta varios aspectos como, por ejemplo, el tipo de uso que se le va a dar o el lugar donde la mamá se va a extraer la leche. ¡Os damos algunos consejos para ayudaros en la elección!

El sacaleches, un gran aliado

Tipos de sacaleches hay muchos. Manuales, eléctricos, simples, dobles y si ya entramos en marcas, el número de sacaleches disponible en el mercado se dispara.

Algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de seleccionar que sacaleches se adapta mejor a nuestras circunstancias son:

  • Un sacaleches manual lo elegirá una mamá que vaya a darle un uso esporádico o temporal ya que, el accionamiento de este tipo de sacaleches es con la mano y para un uso continuado, resulta cansado y se extrae menor cantidad de leche que con uno eléctrico. Si por el contrario, necesitas usarlo durante un largo periodo para hacer el banco de leche de tu bebé o para las tomas del día siguiente, siempre que dispongas de toma eléctrica, un sacaleches eléctrico será fabuloso.
  • La cantidad de leche extraída con el sacaleches manual es menor que con el eléctrico ya que la técnica es mucho mejor y se asemeja más a la succión del bebé por lo que, si vas a necesitar usarlo mucho tiempo, un sacaleches eléctrico será más adecuado.
  • Si vas a necesitar llevarlo al trabajo o de viaje, siempre será mejor llevar un sacaleches manual o uno eléctrico simple por la comodidad a la hora de transportarlo.
  • Si la cantidad de leche a extraer es muy grande o se dispone de poco tiempo, los sacaleches dobles son los más adecuados ya que permiten la extracción de leche de ambos pechos a la vez. En contra, son aparatos más caros y pesan más que uno eléctrico simple y por supuesto, más que uno manual.
  • Económicamente, los sacaleches manuales son del orden de un 30-40% más baratos que los sacaleches eléctricos.

Tres factores a tener en cuenta a la hora de elegir un sacaleches

  1. Lugar en el que se vaya a usar. Si vas a usarlo en casa solamente podrás decantarte por cualquiera de las opciones pero si vas a tener que usarlo fuera de casa, por ejemplo en el trabajo, tendrás que buscar modelos más pequeños y que pesen menos o incluso, que sean menos ruidosos.
  2. Tiempo disponible para extraerte leche. Si necesitas gran cantidad de leche para hacer el banco de leche o para dejar las tomas del día siguiente de tu bebé, tendrás que decantarte por un sacaleches eléctrico y preferiblemente que sea doble. Con los sacaleches eléctricos el tiempo de extracción se reduce a la mitad con respecto a la utilización de un sacaleches manual por lo que si se dispone de poco tiempo o se necesita mucha leche, los sacaleches eléctricos serán tus grandes aliados.
  3. Frecuencia de uso. Si se va a usar de forma puntual, con un sacaleches manual será suficiente pero si su uso va a ser continuado, lo mejor será decantarte por uno eléctrico. Por ejemplo, una mamá que se incorpore a trabajar a los cuatro meses y quiera continuar con lactancia materna exclusiva hasta los seis meses del bebé tal y como recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), tendrá que decantarse por un sacaleches eléctrico para asegurar que todas las tomas del bebé quedan cubiertas.

Así que, una vez ya tengamos claro que sacaleches necesitamos, no nos queda otra que empezar a seleccionar entre las diferentes marcas del mercado. Medela, Avent, Chicco y muchas marcas más de puericultura ofrecen un gran abanico de posibilidades. ¡Manos a la obra y a disfrutar de la lactancia!

 

Dejar un comentario

Acepto la política de privacidad *