¿Quieres un puerperio feliz?

El puerperio o postparto es el periodo de tiempo que se inicia tras el parto y que finaliza después de la cuarentena (aproximadamente unas seis semanas). Es un periodo de adaptación, un periodo para que mamá y bebé se conozcan cara a cara. Se supone que la mamá tiene que ser la persona más feliz del mundo por tener a su bebé con ella pero esto no es siempre así por eso, aclarar algunas cosas desde el principio y ser firmes en determinados aspectos os ayudarán mucho. Os damos algunos tips.

¿Cómo puedo preparar mi puerperio?

En realidad no tendría que ser necesario prepararte para el puerperio o postparto pero si bien es cierto que, hay muchas cosas que en esos momentos, se nos escapan. Las visitas, la comida, el bebé que llora, la casa sucia,… un montón de pequeñas cosas que juntas, pueden suponer mucho.

Cuando la mamá da a luz, se encuentra en un estado muy vulnerable y son muchos los frentes a los que se enfrenta como por ejemplo, la alimentación y cuidado del bebé, su recuperación o la vuelta a casa con el bebé, por eso, cualquier ayuda será buena pero, ¿sirve cualquier tipo de ayuda?

Así que: mamá, aquí tienes algunos consejos que durante el puerperio te vendrán genial:

  1. Llena el congelador de comida. Las semanas de antes, cocina como si viniera toda la familia a comer. Lo que sobre al congelador. ¡ya verás lo mucho que se agradece abrirlo y tener la comida lista!
  2. Visitas en el hospital. Cada vez más son los profesionales que aconsejan a los papás no recibir visitas en el hospital. Esas primeras horas son cruciales para ti con tu bebé por lo que es super importante que la mamá este complemente centrada en su bebé. Dejar esto claro a familiares y amigos desde el principio te evitará muchas conversaciones innecesarias.
  3. Visitas en casa. Las visitas tienen que ser cortas y en horarios normales. Con asertividad y dejando a un lado la culpabilidad, se puede explicar a todo el mundo que visitar a un recién nacido a las 22 de la noche no es buen momento. Si no lo entienden, tranquila, ¡ya serán padres y lo entenderán!
  4. Pedir ayuda. Y la ayuda tiene que estar enfocada en la casa, en la compra, en las lavadoras. El cuidado del bebé las primeras semanas es de los papás. Son ellos los que tienen que conectar con su bebé.
  5. Tener un momento al día para ti como mujer como persona, es vital. Aprovecha para ducharte tranquilamente, leer un rato, tomarte un café, tomar el sol,… lo que te apetezca pero desconecta un rato al día.
  6. Si tienes la oportunidad, asiste a un grupo de crianza o lactancia desde los primeros días. Allí, te darás cuenta de que el resto de mamás tienen las mismas dudas e inquietudes que tú. Compartir la falta de sueño o conversar sobre lactancia entre muchas otras cosas, te hará sentirte comprendida.
  7. Se asertiva y firme con respecto al tipo de crianza que quieres aplicar con tu hijo. Huye de “opinologos” y del “a mí me funciono” y busca ayuda de especialistas en caso de ser necesario.

Cuanto más fáciles nos hagamos las cosas mejor, así que aplicando estos sencillos consejos, tu puerperio será un poquito más feliz.

Y sobre todo y ante todo, ¡enhorabuena!

¿Qué otras cosas te funcionaron durante el puerperio? ¿Qué recomendarías a otras mamás?

Dejar un comentario

Acepto la política de privacidad *