La lactancia materna en invierno

La lactancia materna en invierno puede llegar a ser “fresca” y es que los bebés cuando tienen hambre, tienen hambre y si estás por la calle en verano, un banco de la calle puede ser perfecto para dar pecho pero, ¿qué pasa en invierno con el frío que hace? Os queremos hacer algunas recomendaciones que esperamos os sean útiles.

Lactancia materna sin pasar frío en invierno es posible

Dar pecho es mucho más que alimentar y si estáis leyendo esto y dais teta, entenderéis perfectamente a lo que nos referimos. Es cariño, es amor, es apego, es respeto y miles de cosas más que podríamos seguir enumerando pero en invierno, y dependiendo de la zona geográfica en la que vivas, puede ser que el frío frene a la mamá a salir a la calle “temiendo” la hora de la comida.

Hay muchas posibilidades que se pueden tener en cuenta para que las bajas temperaturas no sean un impedimento a la hora de salir de casa:

  1. Cualquier cafetería/bar puede ser tu sala de lactancia. Es fundamental tener bien claro que la teta es un acto natural y por tanto, hay que normalizarlo. En ningún sitio pueden decirte nada por dar pecho a tu bebé y en caso de sentirte incomodada por alguien, es fundamental tomar medidas para que no vuelva a ocurrirle a ninguna mamá.
  2. Si estamos en un centro comercial, como tienen calefacción, cualquier lugar es bueno para dar pecho pero como hay mamás que se sienten más cómodas estando a solas con su bebé, muchos centros comerciales ya cuentan con salas de lactancia que suelen ser bastante acogedoras.
  3. Dar pecho mientras se portea. Si te decantas por esta opción, el bebé estará bien arropado por mamá y mamá estará bien arropada por el bebé. Utilizar camisetas de lactancia o ropa de lactancia permitirá a la mamá dar teta sin tener que quedarse con los riñones al aire y esto nos salvará de más de un constipado.
  4. Si vais bien abrigaditos o aprovecháis los rayos de sol de la mañana, una buena dosis de vitamina D mientras se da pecho nunca viene mal así que, cualquier banco o escalera puede convertirse en el lugar perfecto para que el bebé coma tranquilamente. En este caso, utilizar camisetas de lactancia es fundamental.

Hay gente que come bocadillos en los bares, ¿verdad? Pues también hay bebés que toman pecho porque esa es su comida

Al final, lo más importante es que tanto la mamá como el bebé estén cómodos y puedan disfrutar de una lactancia feliz y tranquila.

Por desgracia, vivimos en una sociedad en la que muchos temas que deberían estar más que normalizados e introducidos en la sociedad no lo están y la lactancia, en muchas ocasiones, es uno de ellos. Siguen apareciendo mamás que se sienten desplazadas o incluso que han sido invitadas a salir de alguna cafetería o tienda.

¡Darle la vuelta a esto es trabajo de todos!

Si te ha gustado el post, no olvides compartir :)

 

 

 

Dejar un comentario

Acepto la política de privacidad *